TIELMES (Madrid) Nocturna. Segundo festejo del X Certamen La Ribera del Tajuña

Muchos regalos trajo la de “Baltasar”, y no por Navidad, sino porque el cuadrilátero de Tielmes acogía la segunda novillada del Certamen La Ribera del Tajuña en su décima edición. La ganadera Cristina Moratiel envió al añejo coso tembleco un encierro con mucha casta y mucho que torear desaprovechada por una terna muy por debajo de los bravos novillos.

El torresano Alejandro Rodríguez saludó  la única ovación de la noche. Gustaron sus formas de torear sobre todo con varias tandas con la izquierda frente al quinto en la corta distancia. Ante su primero, un animal que parecía tener  sangre santa coloma por ese picante en sus embestidas, se gustó en el recibo capotero y con la muleta solventó con firmeza y solvencia. Falló con descabello en su lote.

Cristian Montoro tuvo ante sí un extraordinario novillo de vuelta al ruedo al que no llegó a cuajar amontonando los pases. Al igual que sus compañeros puso empeño en banderillas. Frente al buen primero Montoro anduvo fácil. Falló con el descabello.

Oficio tiene el alcarreño Álvaro Sánchez  pero también debe mejorar los aceros, anduvo con disposición y en torero, con el tercero la faena se fue apagando mientras que en el sexto pasó un mal trago con el verduguillo.

Con lleno, se lidiaron Novillos de Baltasar Ibán, desiguales de presentación, encastados y de interesante juego. Buenos 3° y sobre todo el 4º, número 73, de nombre Barberito, premiado con la vuelta al ruedo. 


Cristian Montoro (Escuela de Navas del Rey): Silencio tras aviso y silencio tras aviso

Alejandro Rodríguez (Escuela de Madrid): Ovación con saludos tras aviso y silencio tras aviso

Álvaro Sánchez (Escuela de Colmenar Viejo): Silencio tras aviso y silencio tras dos avisos

Video: Rupert Escobar