Colmenar de Oreja presume desde el pasado 11 de Febrero de matador de toros. Han debido de pasar poco menos veintinueve años, después de que el 25 de Mayo de 1989 Juan Cuéllar tomara la alternativa en Las Ventas, para que otro colmenarete accediera al doctorado.

Juan Miguel es uno de los nuevos nombres en el escalafón superior. Llega a él tras casi siete años como novillero en una trayectoria de sacrificio y tesón prácticamente en solitario ante los despachos. Desde su presentación en Las Ventas en Julio de 2013 donde dio una vuelta al ruedo, sumó siete paseíllos más en la catedral del toreo, cortando tres orejas en varias tardes donde dejó gran ambiente y gusto entre la afición, derramando también su sangre en la arena venteña. Hubo entre otras, actuaciones importantes como novillero, tal como la tarde épica de la faena a “Catetón” en Moralzarzal, donde paseó cuatro orejas y un rabo recayendo en sus manos el premio “Frascuelo de Plata” al triunfador de la feria, su presentación en Francia en la feria torista de Parentis y el importante triunfo de Peralta donde acaparó el premio como triunfador y mejor estocada tras una seria actuación con un imponente encierro de El Pincha.

La cubierta de Valdemorillo fue el escenario elegido para la alternativa. De manos de Alberto Lamelas y con Miguel de Pablo como testigo, Juan Miguel tomó la alternativa con “Cantaor”, número 63, de pelo castaño, con 480 kilos y herrado con el pial de Guadalmena. El de Colmenar bajó la mano, anduvo firme y entregado ante sus dos oponentes a los que consiguió cortarles una oreja a cada uno, premios que le valieron para cruzar en hombros el umbral de la puerta grande y alzarse con la “IX Chimenea de Platino” como triunfador de la feria. Enhorabuena! Fé y sacrificio.

Nuestro compañero Fernando Lozano fue testigo de la efeméride de Valdemorillo, imágenes que a continuación les mostramos.