FUENTIDUEÑA DEL TAJO (Madrid) Festival Taurino mixto sin picadores

El caballero rejoneador Sergio Dominguez

 nos hizo creer con 

su magistral toreo a caballo, que 

el pequeño ruedo de la Ribereña 

se agrandaba, la vuelta al ruedo 

por fallar a espadas nos supo a 

poco. Luis Miguel Encabo, t

orero muy querido por esta 

afición, celebró sus 25 años, 

desde la primera vez que vino a Fuentidueña, y que bien estuvo, que fácil es el toreo en 

manos del que sabe, y cuánto sabe Encabo, la espada le impidió cortar orejas, pero no 

repetir triunfo. Luis Miguel volvió a traer más sabor, mas poso y más ilusión a Fuentidueña 

y lo hizo. El maestro Fernando Robleño lo bordó, también celebraba 22 años desde su 

primera comparecencia aquí, Robleño sinónimo de la verdad y pureza, consintió al novillo 

todo lo que hizo falta para enseñarle y torearle a placer, por eso a los que enseñan se le 

llaman maestros, dos orejas tras un pinchazo y estocada de ley. El novillero Francisco de 

Manuel, es sin duda el futuro, cuantos buenos quehaceres hay en la frescura de este joven, 

¡que bien estuvo, cuanta largura en los muletazos, que sentir!… estocada casi entera y dos 

orejas. ¿Y el ganadero?, D. José González Jimenez vino con todas las intenciones 

puestas en quedarse, ya lo advirtió con el buen juego de las vacas en el tentadero, celebrado 

para San Andrés y lo ha reafirmado en estas fiestas, – ¡Me gusta el encanto que tiene esta 

placita!, y le debe gustar mucho, porque, que buen ganado ha traído a estas fiestas, menuda presencia y juego para todos los gustos.

Con casi lleno, se han lidiado cuatro novillos de José González y uno 1° de Los Palacios, parejos de hechuras y desiguales de juego.

El rejoneador Sergio Domínguez: Vuelta al ruedo

Luis Miguel Encabo: Silencio

Fernando Robleño: Dos orejas

y el novillero Francisco de Manuel: Dos orejas

Incidencias: Sergio Domínguez sustituía al sevillano Juan Quinta.