Dicen que la gente no va a los toros, pues ayer en San Martín de la Vega su portátil se cuajó en casi tres cuartos de entrada, una gran noticia para nuestra fiesta taurina. Los allí presentes pudimos disfrutar de un mano a mano organizado por Ofetauro Sur con acento local trenzando el paseíllo dos novilleros sin caballos con sendos cortes de torero diferente y un encierro con mucho que torear.

Abrió plaza Jesús García ante un buen ejemplar de Dehesa de Guadarrama, que remendó el encierro. Recetó un ramillete de pintureras verónicas para luego banderillear con desparpajo. Tras brindar la faena a su abuelo, hizo el toreo sin llegar a pisas terrenos comprometidos dejando algunos derechazos sueltos, tras la estocada algo desprendida paseó dos trofeos. En el tercero se le atascaron los aceros, comenzó rodillas en tierra para recibir con una larga cambiada desde el tercio al cuajado jabonero. Con el novillo ya aquerenciado en tablas, Jesús, que sabe conectar con el público, solventó la faena con facilidad.

Se presentaba antes sus paisanos Marcos del Rincón. Tiene serenidad y temple, dio forma ante al segundo a una faena de menos a más. Se esperaba más de “Terciopelo”, un novillo de buena reata que tuvo poca fuerza. Con algunos naturales y un final por manoletinas rubricado con otra estocada desprendida, consiguió desorejar al negro listón. El burraco que cerró plaza fue el mejor de los tres de Vicente Ruiz, tuvo buen son y Marcos firmó una faena de entidad que no tuvo repercusión en el frio tendido, con ambas manos anduvo firme y haciendo bien la cosas, unos circulares para terminar su actuación le valieron para pasear una oreja y salir en hombros junto a Jesús García. En quites ambos estuvieron decididos y variados.

Con casi tres cuartos de entrada, se lidiaron tres Novillos de Vicente Ruiz, bien presentados nobles, cuajados y de buen juego salvo el 2º, flojo pero a más y uno 1º de Dehesa del Guadarrama, más chico que el resto y manejable.

Jesús García: Dos orejas y vuelta

Marcos del Rincón: Dos orejas y oreja