Desde que Valdilecha construyó su coso de El Rejal allá por Septiembre del 2006 siendo alcalde el aficionado práctico José María Gómez -que en paz descanse- se han venido celebrando intermitentemente festejos taurinos populares por la festividad de San Martín Obispo.

La cita a reunido hoy a un buen número de aficionados que han disfrutado de una capea con un utrero de La Interrogación y tres becerras de los Hermanos Quintas, ofreciendo un juego entretenido donde los valientes que han pisado el albero valdilechero han disfrutado delante de los animales, destacando tanto recortadores como maletillas, becerristas y alguna que otra joven promesa. 

La jornada taurina ha concluido con una trashumancia de bueyes infantil a cargo de Finca Las Arroyadas que ha tenido lugar por el antiguo trazado del encierro, aquel que Valdilecha tenía cuando sus toros se celebraban en la Plaza del Ayuntamiento.    

Fotos: