VILLAREJO DE SALVANÉS (Madrid) Sexta novillada del IX Certamen La Ribera del Tajuña

Debutaba Villarejo de Salvanés en el certamen de novilladas La Ribera del Tajuña con una muy noble novillada del hierro local de San Isidro y una terna de novilleros con gran disposición en tarde calurosa.

El mexicano Héctor Gutiérrez realizó lo mejor del festejo frente al último novillo del festejo, una faena de menos a más con un trasteo variado, de corta distancia y ligazón dejando detalles de gran belleza con remates por bajo en una labor que comenzó rodillas en tierra para recibir a su oponente con una larga cambiada desde el tercio. El público pidió la oreja pero esta no fue concedida. Marró con el descabello al primero de su lote al que toreó con clase con la mano derecha.

El portugués Joao Martins estuvo animoso y banderilleó a sus novillos, el primero le propinó una fuerte voltereta sin consecuencias y ante el cuarto, uno de los mejores novillos del encierro, no llegó a redondear una faena que comenzó con pases cambiados por la espalda para luego gustarse con circulares, manoletinas y algún notable natural.

Antonio Medina  tiene bien aprendido el oficio, el de Badajoz consiguió arrancar una oreja al segundo  con el que anduvo correcto con el capote y templado en la muleta. No llegó al acople frente al quinto en un trasteo de altibajos que no redondeó con los aceros.

Con algo más de un cuarto de plaza, se han lidiado Novillos de la ganadería local de San Isidro (antes Giménez Indarte), nobles y manejables, bueno el 6°. El 4° de nombre ‘Droguero’ número 20, premiado con la vuelta al ruedo.

Joao Martins (Escuela de Vilafranca de Xira): Silencio y oreja

Antonio Medina (Escuela de Badajoz): Oreja tras aviso y silencio tras aviso

Héctor Gutiérrez (Citar de Guadalajara): Vuelta tras aviso y vuelta tras petición